Multimedia

A mediados de los 90 el Rugby se transformó a nivel internacional en deporte profesional. Muchos de los principales equipos españoles adoptaron este código y captando ingresos de patrocinios privados y públicos, comenzaron a pagar a sus jugadores.

valores2

A mediados de los 90 el Rugby se transformó a nivel internacional en deporte profesional. Muchos de los principales equipos españoles adoptaron este código y captando ingresos de patrocinios privados y públicos, comenzaron a pagar a sus jugadores.

valores2

EL FUTURO

Arquitectura encara el futuro con varios retos:

  • Lograr preservar y transmitir nuestra filosofía a las generaciones sucesivas.
  • Lograr mejorar nuestro nivel de actividad y excelencia deportiva, dentro de nuestro estilo de juego característico.
  • Ofrecer a nuestros jugadores unas instalaciones adecuadas para aprender y practicar Rugby.
  • Ofrecer a nuestros socios una actividad lúdica que fomente el espíritu de Club y refuerce los necesarios lazosinte generacionales.

El limitado apoyo financiero de nuestras instituciones ha estado siempre por debajo de nuestros esfuerzos y resultados. La Federación Española de Rugby nos grava anualmente con cuotas de competición y licencias del mismo importe que a los clubes profesionales, llevándose una importante parte de nuestro presupuesto.

Desde su fundación, el club se ha sustentado económicamente en las contribuciones anuales de sus socios de número y protectores, así como de un grupo de generosos mecenas y patrocinadores, entre los que se encontraba la Universidad Politécnica de Madrid. Desgraciadamente a partir de 2011 esta ayuda pública desapareció.

Desde la reducción del campo de la Escuela a medio campo de tierra, Arquitectura debe pagar, hora a hora, la competición y gran parte del entrenamiento de todos sus equipos en campos de alquiler, siendo esta una carga difícilmente sostenible.

Pero en Arquitectura miramos al futuro con optimismo y energía, porque sabemos que nuestras penurias no son nada comparadas con las de quienes más sufren los efectos injustos de la actual crisis económica.