Noticias

La cantera del rugby en un descampado

Los rugbistas de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid pide un campo para poder entrenar

El Club Deportivo Arquitectura (CDA)  juega –y gana– al rugby desde hace más de 80 años, pero no tiene campo. En lugar de eso cuenta con una parcela de tierra irregular y repleta de piedras en la que sus equipos entrenan. Uno sabe que se trata de rugby porque queda una portería, algo oxidada y doblada entre los árboles, pero podría parecer cualquier descampado.

El pasado del CDA es una historia distinta. Tiene el palmarés más extenso del rugby español si contamos sus logros en categorías amateur, universitaria y la llegada del club a división de honor en el 70, cuando alcanzó sus mayores éxitos hasta los 90. Ahora cuenta con cerca de 500 jugadores, unos 100 empleados y 19 equipos, solo le faltan unas buenas instalaciones.

«Somos como una corte itinerante medieval», se lamenta con humor Javier Olaciregui, presidente del club. Lo dice porque los equipos van de campo en campo para poder entrenar, y se turnan el pedazo de tierra que tienen en la parte trasera de la Escuela de Arquitectura. «Suplicamos tener un sitio para poder hacer nuestros entrenamientos con normalidad», dice Olaciregui.

En el edificio de la escuela hay una rampa de metal por la que se baja a la parte trasera. Unos árboles de hojas rojas custodian un camino de tierra que desciende hacia el campo. Hay piedras y baches, ni rastro de césped. Unos paneles metálicos rompen el terreno de juego antes de llegar a la mitad, detrás hay unas instalaciones de fútbol sala y un aparcamiento. «Antes el campo llegaba hasta el fondo y era de césped, pero nos lo fueron recortando poco a poco hasta que hemos llegado a esto», explica Ricardo Elipe, del cuerpo técnico del equipo sub-18.

«Solemos ir a entrenar al Puerta de Hierro, a Getafe y a otros sitios, a veces muy lejos. Los padres tienen que llevar a los chavales a cualquier parte», dice Olaciregui. Tienen que hacerlo porque existe un déficit de campos en Madrid, y también hay otros en mal estado, pero lo de Arquitectura es el ejemplo más evidente para un club que ha sido una parte vital de este deporte en España

Cuando llueve el terreno es incluso peor, la tierra dura se pega al balón y los jugadores lo notan. «¡Pero bueno! ¡No dais un pase bien!», grita uno de los técnicos, «déjalos, que esto está fatal», replica Elipe. Una de esas nubes primaverales empapa a los chavales y los vestuarios tampoco son gran cosa, «no creo ni que llegue agua caliente», señala Elipe mientras enseña las duchas.

La dirección del equipo ha presionado mucho tiempo para recuperar unas instalaciones adecuadas, y el antiguo rector de la Universidad Politécnica de Madrid se comprometió a facilitarles un nuevo campo. Desde el martes Guillermo Cisneros ocupa el cargo, «no hemos hablado con él ni conocemos a su equipo, así que no sabemos qué pasará», explica Olaciregui, «pero a eso me voy a dedicar estos 4 años que me quedan, a conseguir un nuevo campo». Mientras tanto, las chicas del equipo femenino recogen firmas para entregar una petición formal al rector.

«El viernes pasado hubo aquí una botellona. Pusieron un puesto para que los chavales bebieran mientras nosotros entrenábamos, y esto lo permitió la escuela», cuenta Elipe incrédulo. Aunque para el presidente eso no es lo peor, «se trata de algo menor, lo importante es tener un campo para entrenar», afirma Olaciregui. «Por cosas como esta el rugby está como está ahora, cuando todos teníamos mejores instalaciones la selección le plantaba cara a Italia, pero ahora ya ni eso».

La lluvia da un respiro a los chavales de la sub-18, Elipe se lamenta de que ese día no todos los que tenían ficha habían ido a entrenar. «Luego sale en la tele lo de la final de copa, que lo dieron porque estuvo el Rey Felipe VI, pero el rugby base está así, y este es el futuro», reclama. Javier Olaciregui sabe que es complicado «en un momento de crisis», pero tienen que insistir.

 

 

Texto: Álvaro Bermúdez Caballero

Link noticia: http://madrilanea.com/2016/04/28/rugby-arquitectura-campo/